TÉCNICA Y EFECTOS DEL RECONOCIMIENTO FOTOGRÁFICO

TÉCNICA Y EFECTOS DEL RECONOCIMIENTO FOTOGRÁFICO

TÉCNICA Y EFECTOS DEL RECONOCIMIENTO FOTOGRÁFICO
Entre las técnicas ampliamente permitidas a la Policía, como herramienta imprescindible para la realización de sus tareas investigadoras, se encuentra, por supuesto, la del denominado reconocimiento fotográfico, que ha sido reiteradamente autorizado, tanto por la jurisprudencia del Tribunal Supremo como por la del Tribunal Constitucional.
Esta técnica con alcance meramente investigador permite concretar en una determinada persona, de entre la multitud de hipotéticos sospechosos, las pesquisas conducentes a la obtención de todo un completo material probatorio susceptible de ser utilizado en su momento en sustento de las pretensiones acusatorias.
Incluso cuando la diligencia de investigación es la constituida por esta sola declaración identificativa de la víctima, la jurisprudencia ha mantenido el criterio de que, con ella y una vez debidamente judicializada, basta para fundamentar la convicción incriminatoria del Tribunal.
Evidentemente, dicha diligencia originaria de identificación mediante imágenes fotográficas, deberá producirse, dada su innegable trascendencia, con estricto cumplimiento de una serie de requisitos, tendentes todos ellos a garantizar la fiabilidad y ausencia de contaminación por influencias externas, voluntarias o involuntarias, que pudieran producirse sobre el criterio expresado por quien lleva a cabo dicha identificación.
En tal sentido, viene requiriéndose que:
  • La diligencia se lleve a cabo en las dependencias policiales, bajo la responsabilidad de los funcionarios, Instructor y Secretario, encargados del atestado, que fielmente habrán de documentarla
  • Se realice mediante la exhibición de un número lo más plural posible de clichés fotográficos, integrado por fisonomías que, al menos algunas de ellas, guarden entre sí ciertas semejanzas en sus características físicas, coincidentes con las ofrecidas inicialmente, en sus primeras declaraciones, por quien procede a la identificación
  • Asimismo que, de ser varias las personas convocadas a identificar, su intervención se produzca independientemente unas de otras, con la necesaria incomunicación entre ellas, con la lógica finalidad de evitar recíprocas influencias y avalar la apariencia de “acierto” que supondría una posible coincidencia en la identificación por separado
  • Por supuesto que quedaría gravemente viciada la diligencia si los funcionarios policiales dirigen a los participantes en la identificación cualquier sugerencia, o indicación, por leve o sutil que fuera, acerca de la posibilidad de cualquiera de las identidades de los fotografiados
  • Finalmente, de nuevo para evitar toda clase de dudas sobrevenidas, la documentación de la diligencia deberá incorporar al atestado la página del álbum exhibido donde se encuentra la fisonomía del identificado con la firma, sobre esa imagen, del declarante, así como cuantas manifestaciones de interés (certezas, dudas, reservas, ampliación de datos, etc.) éste haya podido expresar al tiempo de llevar a cabo la identificación
Con posterioridad, y una vez obtenida la presencia en la sede policial del identificado, conviene proceder a su nueva identificación, esta vez “en rueda de reconocimiento” con la asistencia física del identificador y sometimiento a los requerimientos exigidos al respecto por la Ley de Enjuiciamiento Criminal
No debe olvidarse que aún nos hallamos ante una diligencia de mero carácter de investigación y por tanto, sin efectos probatorios de naturaleza procesal.
Este proceso se cierra, en dos diferentes fases ya de claro carácter procesal con plenos efectos en este ámbito ante las autoridades judiciales:
  • En primer lugar, en nueva “rueda de reconocimiento”, constituida y practicada con respeto a la norma procesal, ante el Juez de Instrucción
  • En segundo lugar, con la posterior ratificación e interrogatorio contradictorio al respecto en el acto del juicio, a presencia del Tribunal a quien, en definitiva compete la valoración sobre la credibilidad o el acierto de esa identificación
Esta manera de proceder tan meticulosa y precisa, obedece a la constatada fragilidad de una diligencia de efectos tan influyentes como delicados en la ponderación de su acierto que, no obstante, se revela como imprescindible para la efectividad del enjuiciamiento de multitud de actos delictivos.
Pablo Salmerón
Abogado
nexta@nexta.es

 

 

 

consultas gratis abogados penalista para firma post consulta abogados

LEAVE A COMMENT

Síguenos en Redes Sociales

facebooktwittergoogle_plus

Nuestros Servicios

Somos abogados especialistas en Derecho Penal con más de 30 años de experiencia en Juzgados. Defendemos tus derechos y te protegemos ante las injusticias del sistema judicial. Presupuestos sin compromiso. info@consultas-abogados.es

Consultas en Directo

Consulta en directo con Abogados especialistas en el 807 50 20 15 . Resuelve tu duda legal al instante

Consultas Gratis Abogados

Nuestros abogados responden a tus consultas legales gratis online . Visítanos en www.elabogadoencasa.com

Viajando por Asia

Contacto

info@consultas-abogados.es

Actualidad Legal