SELECCIÓN DE HIPÓTESIS DERIVADAS DE LA PRUEBA INDICIARIA

SELECCIÓN DE HIPÓTESIS DERIVADAS DE LA PRUEBA INDICIARIA

SELECCIÓN DE HIPÓTESIS DERIVADAS DE LA PRUEBA INDICIARIA
El recelo respecto de la prueba indiciaria no es de ahora, y la mejor muestra de ello, es la preocupación histórica por fijar garantías adicionales que disminuyan el riesgo inherente a la proclamación de unos hechos probados a partir de una mera articulación lógica de indicios.
Y es que por indicio hemos de entender todo rastro, vestigio, huella, circunstancia y, en general, todo hecho conocido, o mejor dicho, debidamente comprobado, susceptible de llevarnos, por vía de inferencia, al conocimiento de otro hecho desconocido.
Precisamente por ello, se ha dicho que más que una prueba estaríamos en presencia de un sistema o mecanismo intelectual para la fijación de los hechos, ciertamente relacionado con la prueba, pero que no se configura propiamente como un verdadero medio de prueba.
La prueba indiciaria supone un proceso intelectual complejo que reconstruye un hecho concreto a partir de una recolección de indicios
Se trata, al fin y al cabo, de partir de la constatación de unos hechos mediatos para concluir otros inmediatos.
Y como quiera que cuando se pone en marcha la cadena lógica, nos adentramos en el terreno de las incertidumbres, la necesidad de un plus argumentativo se justifica por sí sola.
El juicio histórico y la fundamentación jurídica de toda resolución judicial, han de expresar, con reforzada técnica narrativa, la hilasen lógica de los indicios sobre los que se construye la decisión.
El proceso deductivo ha de quedar plasmado en toda su extensión, permitiendo así un control de la racionalidad del hilo discursivo mediante el que el órgano jurisdiccional afirma su inferencia.
Ha de quedar al descubierto el juicio de inferencia como actividad intelectual que sirve de enlace a un hecho acreditado y su consecuencia lógica
Así partiendo de indicios plurales y acreditados todos con prueba directa, se llega a la conclusión de que un encausado es el verdadero autor de los hechos enjuiciados, constituyendo esto la hipótesis ofrecida por la acusación publica.
Esa hipótesis, como suele acontecer en toda controversia jurisdiccional, no es única, y puede existir la posibilidad de que los hechos enjuiciados los hubiera causado otra persona.
La actividad probatoria se encamina precisamente a proporcionar al Tribunal un elemento de verificación y control acerca de cuál de las hipótesis ofrecidas puede ser asumida como versión verdadera del hecho.
Pero la prueba, además de esa función de verificación, se presenta también como un elemento de elección.
El Tribunal ha escoger, entre todas las hipótesis ofrecidas, aquella que es más aceptable, que puede presentarse como descripción verdadera de los hechos acaecidos.
La selección de una entre las distintas hipótesis ofrecidas a la consideración del Tribunal implica como presupuesto el desarrollo de toda una actividad probatoria que habrá ofrecido respecto de cada una de esas alternativas hipotéticas, elementos de verificación o elementos de exclusión.
Conforme a un modelo racional de valoración probatoria, la lógica de la selección o, la determinación racional de la hipótesis más aceptable, forma parte de las exigencias de un sistema valorativo acomodado a las exigencias del canon constitucional impuesto por el artículo 24 de la Constitución.
No toda inferencia que vaya del hecho conocido al hecho ignorado ofrece la prueba de este último
Las inferencias deben ser descartadas cuando sean dudosas, vagas, contradictorias o tan débiles que no permitan la proclamación del hecho a probar.
Sin embargo, es perfectamente posible que la prueba se obtenga cuando las inferencias formuladas sean lo suficientemente seguras e intensas como para reducir el margen de error y de inaceptabilidad del razonamiento presuntivo.
Y la seguridad de una inferencia, su precisión, se produce cuando aquélla genera la conclusión más probable sobre el hecho a probar.
En el fondo, esta idea no es ajena a una probabilidad estadística que se presenta como la probabilidad prevaleciente.
Resultará probada la hipótesis sobre el hecho que se fundamente sobre diversas inferencias presuntivas convergentes cuando esa hipótesis esté dotada de un grado de confirmación prevaleciente respecto de otras hipótesis a las que se refieren otras inferencias presuntivas, mucho más débiles y por tanto incapaces de alterar la firmeza de aquella que se proclama como predominante.
Pablo Salmerón
Abogado
nexta@nexta.es
consultas gratis abogados penalista para firma post consulta abogados

LEAVE A COMMENT

Síguenos en Redes Sociales

facebooktwittergoogle_plus

Nuestros Servicios

Somos abogados especialistas en Derecho Penal con más de 30 años de experiencia en Juzgados. Defendemos tus derechos y te protegemos ante las injusticias del sistema judicial. Presupuestos sin compromiso. info@consultas-abogados.es

Consultas en Directo

Consulta en directo con Abogados especialistas en el 807 50 20 15 . Resuelve tu duda legal al instante

Consultas Gratis Abogados

Nuestros abogados responden a tus consultas legales gratis online . Visítanos en www.elabogadoencasa.com

Viajando por Asia

Contacto

info@consultas-abogados.es

Actualidad Legal