DELITO DE LESIONES CUANDO SE UTILIZAN OBJETOS PELIGROS

DELITO DE LESIONES CUANDO SE UTILIZAN OBJETOS PELIGROS

El artículo 148 del Código Penal nos dice que: “Las lesiones podrán ser castigadas con una pena superior atendiendo al resultado causado o riesgo producido >>> 1º. Si en la agresión se hubieren utilizado armas, instrumentos, objetos, medios, métodos o formas concretamente peligrosas para la vida o salud, física o psíquica, del lesionado.
No encontramos ante un tipo delictivo agravado respecto al tipo básico de lesiones descrito en el artículo 147. “Tipo Básico  >>> El que, por cualquier medio o procedimiento, causare a otro una lesión que menoscabe su integridad corporal o su salud física o mental   >>>> siempre que la lesión requiera objetivamente para su sanidad, además de una primera asistencia facultativa, tratamiento médico o quirúrgico”
Hay que anticipar que en la descripción general que lleva a cabo el artículo 148 del código, se observa un mayor contenido del delito de lesiones,  por los elementos que se le añaden, atendiendo al medio empleado o resultado producido y a las peculiaridades referidas a la acción.
La agravación del 148 se concreta en el medio utilizado, la modalidad de la conducta, la edad o incapacidad de la víctima, la unión con ella o su vulnerabilidad. Estos supuestos permiten al juez incrementar la pena; pero, no son en sí mismos motivos de agravación.
Nos encontramos ante un tipo penal cualificado no autónomo en el que se exige que concurran todos los elementos del tipo básico del 147.1
Con ello el legislador trata de evitar todo automatismo en la aplicación del tipo agravado, y llegar a una interpretación más acorde con los principios de culpabilidad y proporcionalidad, agravando la pena atendiendo a ciertas conductas y al resultado producido.
El articulo 148.1, contempla una agravación atendiendo a los medios utilizados que sean concretamente peligrosos para la vida o la salud física o psíquica, permitiendo graduar la gravedad de las lesiones en función del desvalor de la acción.
Ya el artículo 147 alude a cualquier medio para la causación de la lesión, por tanto, la especialidad del precepto que se estudia radica en la peligrosidad objetiva del medio utilizado en la agresión cualquiera que sea la gravedad de la lesión misma ocasionada, de ahí la necesidad de agravar la pena.
El concepto de agresión no debe ser sólo físico sino indicador de toda acción que atente a la vida o a la salud física o psíquica de otro.
Pero el término agresión es poco acertado ya que parece sugerir la utilización de medios violentos y de carácter activo, cuando una lesión de no mucha entidad, por ejemplo, la utilización de gases o veneno puede conllevar un grave riesgo para la salud. Luego hay que entender agresión como ataque al bien jurídico tutelado que es la salud y en último termino, la vida.
El 148.1 hace una enumeración innecesaria de los medios utilizados, cuando lo realmente relevante es el hecho de que sean concretamente peligrosos.
El Tribunal Supremo nos dice que “el instrumento ha de ser tan peligroso como idóneo para producir el menoscabo en la víctima”  y de esta forma no han sancionado por el art. 148.1 y sí por el tipo básico del 147.1, por ejemplo, en un supuesto en el que se desconocía las características de la piedra que se utilizó, en la causación de las lesiones, y en consecuencia no se pudo determinar si la piedra arrojada causante de las lesiones era peligrosa.
Al examinar los medios de comisión que agravan la conducta del 148.1, puede observarse que son tantos y tan extensos los términos con que se expresan que cabe todo. Ello supone una grave situación y exige un esfuerzo interpretativo para buscar criterios restrictivos y correctores a la aplicación indiscriminada de la norma, ya que de otra manera la aplicación del tipo básico casi no se daría.
El fundamento de la agravación se debe buscar en el mayor riesgo que para las víctimas supone el empleo de determinados medios de comisión, uso de armas y demás instrumentos peligrosos. El concreto peligro para la vida o la salud supone un límite en la agravación, siendo un criterio complementario, ya que en caso de no tener tal virtualidad dañosa no se agravará la pena, siendo de aplicación el tipo básico del 147.1
El delito de lesiones queda configurado dentro de la familia de los delitos de peligro concreto, y un sector de la doctrina penal considera respecto a la acción, que la producción de la lesión, en ocasiones esta tan próxima que el riesgo corrido es propiamente el resultado.
Por tanto, se entiende que como delito de peligro, éste debe darse, y la constatación de que no se haya producido peligro, excluye la comisión del delito por ausencia de tipicidad.
consultas gratis abogados penalista para firma post consulta abogados

LEAVE A COMMENT

Síguenos en Redes Sociales

facebooktwittergoogle_plus

Nuestros Servicios

Somos abogados especialistas en Derecho Penal con más de 30 años de experiencia en Juzgados. Defendemos tus derechos y te protegemos ante las injusticias del sistema judicial. Presupuestos sin compromiso. info@consultas-abogados.es

Consultas en Directo

Consulta en directo con Abogados especialistas en el 807 50 20 15 . Resuelve tu duda legal al instante

Consultas Gratis Abogados

Nuestros abogados responden a tus consultas legales gratis online . Visítanos en www.elabogadoencasa.com

Viajando por Asia

Contacto

info@consultas-abogados.es

Actualidad Legal