HOMICIDIO DOLOSO CUANDO LA VÍCTIMA SEA ESPECIALMENTE VULNERABLE

HOMICIDIO DOLOSO CUANDO LA VÍCTIMA SEA ESPECIALMENTE VULNERABLE

HOMICIDIO DOLOSO CUANDO LA VÍCTIMA SEA ESPECIALMENTE VULNERABLE
Se trata de la primera cualificación prevista en el artículo 140.1 de nuestro código penal, y se refiere a que la víctima sea “especialmente vulnerable”.
La condición de vulnerabilidad está directamente relacionada con la existencia de una reducción o eliminación de los mecanismos de autodefensa de la víctima y ésta suele derivar exclusivamente de las características de la misma víctima.
La especial vulnerabilidad puede ser debida a cualquier circunstancia o condición de la víctima comprendiendo causas de incapacidad o dependencia física o psíquica que la hacen especialmente susceptible de ser agredida
Quedando restringido este caso de homicidio, a los casos de vulnerabilidad por:
  • Razón de edad
  • Enfermedad
  • Discapacidad
Se requieren dos elementos:
  • Que el sujeto pasivo sea una persona especialmente vulnerable y
  • Que dicha vulnerabilidad derive de su edad, del hecho de padecer una enfermedad o una discapacidad
Dicha vulnerabilidad podrá ser momentánea o permanente, física o psicológica, buscada o encontrada; y no sería necesario que el sujeto activo abusase de la situación de vulnerabilidad, sino que sería suficiente con que éste conociese dicha situación.
En cuanto a la especial vulnerabilidad por razón de edad, la edad puede ser muy elevada o escasa:
  • Bebés o niños de corta edad
  • Personas de edad avanzada, que tengan limitaciones físicas o psíquicas que impidan o mermen considerablemente su capacidad defensiva
Quedan incluidos entonces, en este segundo supuesto, los casos de sujetos de avanzada edad, que por razón de la misma tienen menores posibilidades de defenderse de la agresión. Esta especial vulnerabilidad debe ser probada para poder aplicar la cualificación.
Respecto a la vulnerabilidad por razón de enfermedad independientemente de la edad que se tenga, podría quedar referida a sujetos que padecen cualquier afección del cuerpo o de la mente que altere de manera duradera e importante el normal funcionamiento del organismo; esto es, una enfermedad tanto somática como psíquica; esta última acoge tanto la enajenación como cualquier alteración de las facultades mentales del sujeto. No es preciso a estos efectos que la enfermedad sea incurable.
Y en relación a la discapacidad, el legislador deja claro que la especial vulnerabilidad puede venir determinada además de por la edad y enfermedad, por la discapacidad, excluyendo los supuestos de especial vulnerabilidad “por razón de la situación” que pasarían a ser tenidos en cuenta a través de las circunstancias agravantes genéricas.
En relación a esta situación, resulta necesario actualizar la terminología ya superada de “minusválido” e “incapaz”, incorporando los términos más adecuados de “discapacidad” y de “persona con discapacidad necesitada de una especial protección”.
La Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad define “la incapacidad” como aquella situación en que se encuentra una persona con deficiencias físicas, mentales, intelectuales o sensoriales de carácter permanente que, al interactuar con diversas barreras, puedan limitar o impedir su participación plena y efectiva en la sociedad, en igualdad de condiciones con las demás.
Mientras que “persona con discapacidad necesitada de especial protección” es aquella persona con discapacidad que, tenga o no judicialmente modificada su capacidad de obrar, requiera de asistencia o apoyo para el ejercicio de su capacidad jurídica y para la toma de decisiones respecto de su persona, de sus derechos o intereses a causa de sus deficiencias intelectuales o mentales de carácter permanente.
Esta nueva regulación puede acarrear importantes problemas concursales pues, constituyendo la alevosía la condición de cualquiera de los delitos contra las personas empleando en la ejecución medios, modos o formas que tiendan directa y especialmente a asegurarla, sin el riesgo que pudiera resultar para el ofendido, resultará que la muerte dolosa de una persona que no puede ofrecer una resistencia eficaz a causa de su corta edad o situación física o psíquica podrá incluirse tanto en las lindes del homicidio agravado como del asesinato, planteándose de entrada una situación concursal insólita.
consultas gratis abogados penalista para firma post consulta abogados

LEAVE A COMMENT

Síguenos en Redes Sociales

facebooktwittergoogle_plus

Nuestros Servicios

Somos abogados especialistas en Derecho Penal con más de 30 años de experiencia en Juzgados. Defendemos tus derechos y te protegemos ante las injusticias del sistema judicial. Presupuestos sin compromiso. info@consultas-abogados.es

Consultas en Directo

Consulta en directo con Abogados especialistas en el 807 50 20 15 . Resuelve tu duda legal al instante

Consultas Gratis Abogados

Nuestros abogados responden a tus consultas legales gratis online . Visítanos en www.elabogadoencasa.com

Viajando por Asia

Contacto

info@consultas-abogados.es

Actualidad Legal