HOMICIDIO DOLOSO SUBSIGUIENTE A UN DELITO CONTRA LA LIBERTAD SEXUAL

HOMICIDIO DOLOSO SUBSIGUIENTE A UN DELITO CONTRA LA LIBERTAD SEXUAL

En este caso, el legislador, sin esgrimir argumento, ha considerado meritorio de mayor reproche penal, establecer una agravante especifica en el hecho de matar a una persona después de atentar contra su libertad sexual artículo 138 en relación con el articulo 140– ambos del código penal.
No obstante, a pesar de que el tenor literal del precepto se refiere expresamente a “un delito contra la libertad sexual”, debe entenderse que esta circunstancia cualificadora debe incluir cualquiera de los delitos contra la libertad e indemnidad sexuales, de manera que sujeto pasivo del delito puedan ser tanto mayores como menores de edad.
No sabemos por qué el legislador liga la naturaleza del delito precedente únicamente a los delitos contra la libertad sexual; de entrada, no se adivina razón bastante para un incremento tan importante de la penalidad de la muerte dolosa de otro basado en esa circunstancia.
El legislador podría haberse considerado cualquier otro delito atentatorio a intereses personalísimos de la víctima, por ejemplo un delito contra la libertad ambulatoria como la detención ilegal o el secuestro.
Pero podemos adivinar que la específica alusión a los delitos contra la libertad sexual puede responder a razones criminológicas, es decir, se está teniendo en cuenta a un determinado tipo de autor con un mayor grado de perversidad: cuando al móvil sexual se une el de matar.
Si la finalidad de la agravante es desincentivar el homicidio posterior a la agresión sexual con fines de eludir la identificación, podría incluirse la posibilidad de que la víctima del homicidio y del delito sexual fueran diferentes pero vinculadas como podría ser el caso de la violación de un menor de corta edad o invidente que no pudiera identificar al agresor y posterior homicidio de la madre o padre testigo presencial de los hechos.
Resulta cuestionable el que se considere de especial gravedad la producción de la muerte de la víctima de dicho delito que es “subsiguiente” a su comisión y no la que es antecedente -para satisfacer el deseo sexual con el cadáver, necrofilia- o simultánea a la misma -por ejemplo para encontrar satisfacción sexual con la propia conducta homicida o facilitar la agresión sexual-, supuestos todos ellos que se suelen equiparar en aquellos ordenamientos que atienden a tales factores en la configuración del delito de asesinato.
La aplicación práctica de esta agravante no va a estar exenta de complicaciones: es posible su concurrencia acumulativa con la de que la víctima sea menor de 16 años, víctima especialmente vulnerable y además perfectamente identificable con la circunstancia del artículo 139.4, en su variante de “ocultación de la comisión de otro delito”, con lo que la complejidad que revisten las posibles relaciones concursales está servida.
consultas gratis abogados penalista para firma post consulta abogados

LEAVE A COMMENT

Síguenos en Redes Sociales

facebooktwittergoogle_plus

Nuestros Servicios

Somos abogados especialistas en Derecho Penal con más de 30 años de experiencia en Juzgados. Defendemos tus derechos y te protegemos ante las injusticias del sistema judicial. Presupuestos sin compromiso. info@consultas-abogados.es

Consultas en Directo

Consulta en directo con Abogados especialistas en el 807 50 20 15 . Resuelve tu duda legal al instante

Consultas Gratis Abogados

Nuestros abogados responden a tus consultas legales gratis online . Visítanos en www.elabogadoencasa.com

Viajando por Asia

Contacto

info@consultas-abogados.es

Actualidad Legal