NEXTA

ELEMENTOS QUE ACREDITAN LA INEXISTENCIA DE SUPERIORIDAD MANIFIESTA EN EL ÁMBITO SEXUAL

ELEMENTOS QUE ACREDITAN LA INEXISTENCIA DE SUPERIORIDAD MANIFIESTA EN EL ÁMBITO SEXUAL

Fuera de los casos contenidos en el Código Penal sólo tendrán relevancia típica aquellas relaciones sexuales en las que el consentimiento haya sido obtenido por el autor prevaliéndose de un contexto de hegemonía anímica, aprovechando una relación personal o un entorno social que hagan posible ese influjo determinante del consentimiento.
El legislador recientemente, ha modificado la capacidad de decisión en la esfera sexual en los adolescentes de menor edad. Ha querido que el ejercicio de la libertad sexual por los adolescentes no sea el resultado de una aceptación mediatizada por la superioridad manifiesta de la persona con la que aquéllos pueden llegar a mantener, en un determinado momento, algún episodio de carácter sexual.
La Audiencia Provincial en una resolución combatida, explica las razones por las que descarta la existencia de la superioridad manifiesta exigida por el articulo 181.3 del Código Penal.
A juicio de los Magistrados, existen entre otros elementos probatorios indicios que son bien expresivos de que no existió la situación de superioridad impuesta como elemento del tipo por el articulo 181.3 del Código Penal Penal:
  • Un primer indicio lo aporta el hecho de que entre ellos se intercambiaran múltiples regalos, lo que en sí mismo aporta un criterio de reciprocidad igualitaria
  • Como segundo indicio, de debe valorar también las cartas y poemas de amor que el encausado y la víctima se enviaron durante más de un año, lo que mal encaja con una relación coactiva o viciada
  • Como tercer indicio, no es menos relevante que en la memoria de los teléfonos móviles de los implicados figuren sus respectivos números y llamadas frecuentes entre sí, lo que demuestra una amistad prolongada en el tiempo incompatible con la “vis psíquica” coactiva sobre la que las acusaciones sostienen los cargos
Es posible la existencia de error del encausado sobre la verdadera edad de las víctimas; debe añadirse que ambas destinatarias de la propuesta sexual han admitido que no recuerdan haber puesto en conocimiento del profesor acusado su edad exacta, lo que corrobora la versión que siempre ha sostenido el encausado en el sentido de que “suponía” tenían alrededor de los 16 años.
El tribunal ha visto a las presuntas perjudicadas -principio de inmediación- en el juicio oral. No debe olvidarse que son mayores de edad, habiendo transcurrido cuatro años desde que los hechos enjuiciados tuvieron lugar.
Esto impide valorar si el aspecto físico de las perjudicadas cuatro años atrás permitía inducir a error sobre tal dato relevante – (articulo 14 del Código Penal).
En las diligencias existen fotografías que permiten ver a las dos jóvenes en una fiesta celebrada en el mismo local de baile en el que daba clase el profesor. El tribunal constata que perfectamente podría asignárseles una edad comprendida entre 15 y 17 años dado el desarrollo físico de su cuerpo y rostro. No puede por tanto inferirse que el encausado tuviera conocimiento fehaciente de que no era así.
De la prueba testifical se deduce que ambas jóvenes se dieron cuenta de cuáles eran las intenciones del encausado tan pronto vieron que en la habitación había un colchón puesto en el suelo, y que a pesar de ello entraron voluntariamente en la misma y se desnudaron.
Esto no solo ocurrió así en la primera relación, sino que se repitió en las ulteriores a pesar de que ambas ya habían comentado lo sucedido, es decir, sabiendo que el profesor estaba manteniendo relaciones simultáneas con ellas.
Otro dato indiciario de naturaleza exculpatoria, se consta cuando ambas admiten que nunca las amenazó con hacerles daño corporal ni expulsarlas del grupo de baile; únicamente les dijo que si no mejoraban su nivel quizás no les podría dar el papel de protagonistas.
Nunca existió oferta condicional merecedora de reproche penal en el sentido de que si no accedían a mantener relaciones sexuales serían apartadas del grupo.
Finalmente, terceras personas amigas de ambas, igualmente asistentes a las clases, coinciden en que a partir de …. y hasta …., las perjudicadas mantuvieron una relación personal y continuada con el encausado, que iba más allá de la simple amistad.
consultas gratis abogados penalista para firma post consulta abogados

LEAVE A COMMENT

Síguenos en Redes Sociales

facebooktwittergoogle_plus

Nuestros Servicios

Somos abogados especialistas en Derecho Penal con más de 30 años de experiencia en Juzgados. Defendemos tus derechos y te protegemos ante las injusticias del sistema judicial. Presupuestos sin compromiso. info@consultas-abogados.es

Consultas en Directo

Consulta en directo con Abogados especialistas en el 807 50 20 15 . Resuelve tu duda legal al instante

Consultas Gratis Abogados

Nuestros abogados responden a tus consultas legales gratis online . Visítanos en www.elabogadoencasa.com

Viajando por Asia

Contacto

info@consultas-abogados.es

Actualidad Legal