DELITO DE CONDUCCIÓN TEMERARIA y LESIONES

DELITO DE CONDUCCIÓN TEMERARIA y LESIONES

DELITO DE CONDUCCIÓN TEMERARIA y LESIONES
El delito de conducción temeraria del artículo 380.1 del código penal requiere en la conducta de quien lo comete la concurrencia de los requisitos que dan lugar a la consumación del mismo, a saber:
  • La conducción de un vehículo de motor con temeridad manifiesta, lo que supone hacerlo de forma desenfrenada y alocada, circulando a exceso de velocidad  superior en sesenta kilómetros por hora en vía urbana y aun mas, aunque esto no lo dice el tipo penal, si esta conducción va acompañada con saltarse tres semáforos en fase roja y realizar maniobras peligrosas obstaculizando la circulación.
  • Que con tal modo de conducir se ponga en peligro concreto la vida e integridad de las personas.
Se trata de un delito de peligro concreto, por lo que la simple conducción temeraria, que de por si entraña una conducción peligrosa, no es suficiente para completar el tipo, es decir, el peligro concreto.
El concepto de peligro concreto tiene unos perfiles ciertamente indefinidos, si bien ha de afirmarse su presencia, cuando una o varias personas hayan entrado en el radio de la acción de la conducta peligrosa del agente, de manera que no pueda excluirse la eventualidad de una lesión.
Si de la consumación del delito de conducción temeraria se deriva la afección de bienes de naturaleza personalísima, como la integridad física y material de otros vehículos, con la producción de un resultado de lesiones, estas habitualmente se califican como imprudentes del artículo 152.1.1 ° y 2 ° y 152.2, en relación con el artículo 147.1 del código penal, cualquiera que sea su gravedad.
El artículo 382 del mismo cuerpo legal señala que será de aplicación exclusiva la infracción más gravemente penada, en este caso la del artículo 380.1, para cuya determinación debemos abordar con carácter previo el tratamiento correspondiente a dicho resultado.
La base sobre la que se asienta todo delito imprudente su construcción desde un punto de vista objetivo, es la infracción de la norma de cuidado exigible en la conducción de vehículos a motor en la red viaria, adoptando las medidas necesarias para su cumplimiento
  • Una acción u omisión voluntaria, no intencional o maliciosa
  • Una actuación negligente o reprochable por falta de previsión más o menos relevante
  • Y, por último, la causación de un resultado típico imputable a la conducta generadora del peligro, es decir la producción del resultado
Y todo ello que haya sido consecuencia de la inobservancia del cuidado objetivamente debido, estando comprendido en el ámbito concreto de protección de la norma objetiva de cuidado infringida por el autor.
consultas gratis abogados penalista para firma post consulta abogados

LEAVE A COMMENT

Síguenos en Redes Sociales

facebooktwittergoogle_plus

Nuestros Servicios

Somos abogados especialistas en Derecho Penal con más de 30 años de experiencia en Juzgados. Defendemos tus derechos y te protegemos ante las injusticias del sistema judicial. Presupuestos sin compromiso. info@consultas-abogados.es

Consultas en Directo

Consulta en directo con Abogados especialistas en el 807 50 20 15 . Resuelve tu duda legal al instante

Consultas Gratis Abogados

Nuestros abogados responden a tus consultas legales gratis online . Visítanos en www.elabogadoencasa.com

Viajando por Asia

Contacto

info@consultas-abogados.es

Actualidad Legal