DELITO DE CONDUCCIÓN TEMERARIA

DIFERENCIA ENTRE EL DELITO DE CONDUCCIÓN TEMERARIA DEL DE LESIÓN U HOMICIDIO

En el ámbito jurisprudencial, se puede citar una sentencia del Tribunal Supremo, en donde se establece como hechos probados que tras la colisión de dos vehículos, el conductor de uno de ellos, en este caso la procesada, quiso ausentarse del lugar de los hechos, y ante tal situación, el otro conductor, al intuir que la procesada –que se hallaba sentada en el lugar del piloto con el cinturón de seguridad puesto– pensaba ausentarse del lugar, levantó los brazos en alto, con la finalidad de impedir su marcha.
La procesada prescindiendo de las indicaciones comenzó a circular de forma brusca, mientras el otro conductor se agarró a la parrilla delantera del vehículo de la procesada y se subió encima del capó por impulso propio apoyando los pies en el parachoques, tendiendo su cuerpo sobre el capó y agarrando con su mano derecha el parabrisas.
A continuación, la procesada circuló con el vehículo portando encima del capó al sujeto, hasta un paso de peatones, por espacio de 81,40 metros, con una trayectoria recta y a una velocidad que se ha cifrado en la mitad de este recorrido de 25 km/h, cruzó toda la calle del paso de peatones hasta el otro semáforo, al final de este trayecto, al hallar el semáforo que le afectaba en el citado paso de peatones en fase roja, redujo la marcha, cayendo por efecto de la inercia al pavimento el cuerpo del sujeto por delante del automóvil que dirigía la acusada, inmediatamente el semáforo pasó a luz verde, y la procesada cambió al carril derecho (bus) y giró hacia el mismo lado continuando la marcha.
Finalmente, se dice en la sentencia que si la conductora hubiera seguido en su conducción necesariamente hubiera atropellado totalmente al caído, pero se desvió precisamente a su derecha para evitar el resultado, lo que no logró totalmente, porque atropelló al citado con las ruedas delantera y trasera de su parte lateral izquierda.
Pues bien, en base a estos hechos el Tribunal estableció que los mismos no son constitutivos de un delito contra la seguridad del tráfico puesto que no se infiere en modo alguno un peligro para el tráfico y ello a pesar de ser un viernes sobre las 21,15 horas y en la Plaza de Cataluña de Barcelona, el lugar más céntrico de la ciudad.
La conducción no resultó irregular, ni la velocidad era excesiva, ni la marcha con bandazos y alteraciones de carril, ni por dirección prohibida, ni bajo la influencia de estupefacientes o en estado de ebriedad y en nada se vio alterado el tráfico urbano de la zona, ni existió una puesta en peligro de la vida o integridad corporal de cualquier otra persona de las muchísimas que a pie o en automóvil marchaban por el lugar, como no fuera el fallecido.
El artículo 380 del código penal habla de conducción con temeridad manifiesta y poner en concreto peligro la vida o la integridad de las personas, por lo que no se refiere a una concreta y determinada persona, sino a los usuarios de la vía pública como conductores o peatones.
En este caso no ha existido peligro para los usuarios de la calle, tan solo de la persona que viajó unos metros colgado del capó del vehículo de la acusada.
En síntesis, en la sentencia citada se descarta la posibilidad de aplicación de un delito de conducción temeraria, porque la única persona que estaba dentro del radio de acción de la conducta del autor fue la víctima mortal del suceso.
Ahora bien, la solución aquí adoptada por el Tribunal Supremo es acertada en atención a que la conducta del autor solo puede encuadrarse dentro de los delitos de lesión u homicidio, en este caso imprudente, pero habría que ver si los fundamentos utilizados por la misma para aplicar esas figuras son correctos.
En la sentencia se afirma que no puede encuadrarse dentro de los delitos de conducción temeraria por los siguientes argumentos
  • Uno, por el hecho de que no hubo peligro para el tráfico, siendo que el tráfico no es un bien jurídico protegido, lo que se pretende es proteger la vida e integridad de las personas, bien jurídico que se vio afectado por la muerte de una persona
  • Dos, por el hecho de que no hubo peligro para otras personas como conductores o peatones, siendo que es comúnmente aceptado por la doctrina que no es necesario que se ponga en peligro a varias personas para que se perfeccione el tipo, bastando solo una, que en este caso bien podría ser la víctima.
consultas gratis abogados penalista para firma post consulta abogados

1 comentario

LEAVE A COMMENT

Síguenos en Redes Sociales

facebooktwittergoogle_plus

Nuestros Servicios

Somos abogados especialistas en Derecho Penal con más de 30 años de experiencia en Juzgados. Defendemos tus derechos y te protegemos ante las injusticias del sistema judicial. Presupuestos sin compromiso. info@consultas-abogados.es

Consultas en Directo

Consulta en directo con Abogados especialistas en el 807 50 20 15 . Resuelve tu duda legal al instante

Consultas Gratis Abogados

Nuestros abogados responden a tus consultas legales gratis online . Visítanos en www.elabogadoencasa.com

Viajando por Asia

Contacto

info@consultas-abogados.es

Actualidad Legal