http://consultas-abogados.es/

EL CONCURSO EN EL DELITO DE INCENDIO DEL 351

El delito de incendio en la modalidad del 351, en su comisión, puede aparecer en concurso con los siguientes delitos 
CON DELITO DE DAÑOS
En materia de concursos, un primer problema se presenta por la alta probabilidad de que el incendio suponga también la comisión de un delito de daños tipificado en el 266
Teniendo en cuenta que el delito de incendios protege principalmente la seguridad colectiva y que no todo incendio supone necesariamente la comisión de un delito de daños, puede afirmarse, como hace la doctrina mayoritaria, que lo correcto en tal caso es apreciar un concurso ideal de delitos.
CON DELITO DE ESTRAGOS
No obstante, también podría plantearse, como suele hacerse en el delito de estragos, la posibilidad de apreciar un concurso de leyes y entender que el delito de incendios absorbe el delito de daños en virtud del criterio de consunción del 8.3, al menos con respecto a los supuestos menos graves del 266.1, para los que solamente se prevé una pena de prisión de 1 a 3 años.
Ello, además, podría dar más sentido al párrafo 2ª del 351, en el que se establece la necesidad de aplicar el 266 cuando el incendio no genera riesgo para la vida o la integridad física de las personas, y del que bien podría deducirse que, en caso de producirse ese riesgo, no hay razón para castigar el hecho como delito de daños.
CON HOMICIDIO O LESIONES
Otro problema concursal se plantea cuando el incendio produce efectivamente la lesión de la vida o la salud de las personas y puede subsumirse en un delito de homicidio o de lesiones.
En este caso, la doctrina mayoritaria tiende a pensar que si el peligro alcanza a más personas de las que finalmente resultan lesionadas, lo correcto es apreciar un concurso ideal de delitos, y que si el peligro sólo se produce sobre las personas lesionadas se presenta un concurso de leyes en el que los delitos de resultado lesivo desplazan la aplicación del delito de incendio.
Este mismo criterio de solución puede emplearse en los casos en los que concurre una tentativa de homicidio o de lesiones.
La jurisprudencia, por su parte, suele también apreciar un concurso de leyes entre el delito de incendio y el delito de resultado lesivo, resolviendo a favor de este último en virtud del principio de especialidad del 8.1
Si se ponen en peligro otros bienes distintos de los finalmente lesionados, la jurisprudencia entiende que se produce un concurso de delitos.
Dice el Tribunal Supremo que intentar matar a una persona mediante incendio agrede un bien jurídico cuya protección penal aparece recogida en toda su dimensión antijurídica y culpable por el tipo penal del asesinato del 139.1.
La aplicación, además, del 351 supondría una vulneración del principio «non bis in idem» lo que haría incompatible la aplicación simultánea de ambos preceptos.
La aplicación, sin embargo, de concurso ideal de ambos delitos sería posible… si advirtiéramos en el hecho una pluralidad de bienes jurídicos atacados y para responder penalmente a ese hecho sea necesario la aplicación de los tipos penales en concurso para contemplar en su total dimensión la antijuridicidad de la conducta
Un concurso de delitos, por otra parte, que, según la jurisprudencia, puede ser real o ideal en función de que el sujeto tenga voluntad directa de ocasionar el resultado lesivo o sólo actúe con dolo de peligro o dolo eventual con respecto al resultado lesivo; aunque hay ocasiones en las que se opta directamente por un concurso real entre el delito de incendio y todos los delitos de resultado lesivo. 
En relación con los delitos de homicidio o de lesiones hay que tener en cuenta, por otra parte, que generalmente el incendio se concibe como un medio alevoso, por lo que podrá dar lugar, en su caso, a un delito de asesinato o de lesiones agravadas.
Cuando el incendio tiene como resultado los estragos que define el 346, se produce, según la doctrina mayoritaria, un concurso leyes en el que el delito de incendio cede frente al delito de estragos en virtud del principio de especialidad del 8.1.
Se entiende que el incendio viene a ser, en tal caso, una forma o un modo concreto de cometer el especial resultado exigido en el delito de estragos que, en su configuración típica, reconoce como formas de comisión tanto las explosiones, como cualquier otro medio de similar potencia destructiva.
La pena, en principio, es parecida, pues el delito de estragos también prevé una pena de prisión de 10 a 20 años, aunque con la particularidad de que no establece la posibilidad de que, atendiendo a la entidad del peligro y a las circunstancias del caso, se ponga una pena inferior en grado de 5 a 10 años de prisión.
Esta diferencia en el marco penal podría considerarse justificada si se acepta que el incendio en estos casos en que se producen estragos constituye un riesgo de mayor entidad.
Cuando el incendio se realice para subvertir el orden constitucional o alterar gravemente la paz pública se producirá un concurso de leyes con el 571 ó 577, que deberá resolverse a favor de estos últimos conforme al principio de especialidad del 8.1
consultas gratis abogados penalista para firma post consulta abogados

LEAVE A COMMENT

Síguenos en Redes Sociales

facebooktwittergoogle_plus

Nuestros Servicios

Somos abogados especialistas en Derecho Penal con más de 30 años de experiencia en Juzgados. Defendemos tus derechos y te protegemos ante las injusticias del sistema judicial. Presupuestos sin compromiso. info@consultas-abogados.es

Consultas en Directo

Consulta en directo con Abogados especialistas en el 807 50 20 15 . Resuelve tu duda legal al instante

Consultas Gratis Abogados

Nuestros abogados responden a tus consultas legales gratis online . Visítanos en www.elabogadoencasa.com

Viajando por Asia

Contacto

info@consultas-abogados.es

Actualidad Legal